El sexo es algo que no debería hacerte sentir mal. Las personas necesitan poder disfrutar de su sexualidad con libertad. Sin embargo, al igual que hay fobias a las arañas, a las alturas, a los conejos, también existen distintas fobias sexuales. La erotofobia es el miedo o pánico que sufren algunas personas de forma irracional ante situaciones de índole sexual. Las hay de distintas clases, puede ser por cercanía a objetos relacionados con el sexo, a desnudarse o a la penetración. Si se sufre este tipo de trastorno puedes caer en una espiral depresiva y silenciosa. Siempre sucede que, cuando nos ocurre algo que tiene que ver con el sexo, la tendencia es ocultarlo y eso solo te acarreará más problemas e inseguridades. Se considera una fobia cuando algo te provoca un miedo irracional, ansiedad y que tengas que evitar eso por todos tus medios. Las fobias relacionadas con el sexo varían según el tipo de trastorno de la persona implicada.

Genofobia o coitofobia

Este tipo de fobia es cuando tienes miedo, ansiedad y estrés ante el sexo con penetración. Si tienes este trastorno puedes tener pareja y mantener una relación romántica. El dilema llega cuando es la hora de la penetración. Las caricias y los besos no son problemas. Te da pánico que llegue el momento del coito. Hay que saber diferenciar esta fobia a algunas dudas que puedes tener a mantener sexo con otra persona. La coitofobia es cuando realmente te da pánico hasta el punto de costarte respirar.

Gimnofobia o nudofobia

La gimnofobia o nudofobia es el pánico a estar desnudo. Este trastorno es más complejo en las personas que tienen pánico a verse desnudos ellos mismos y los que los rodean. Es impensable entrar en un vestuario, por ejemplo. Esta fobia, más que al sexo, es al propio cuerpo. Suele darse cuando se tienen complejos. También puede ser que te entre esta fobia a causa de un trauma o a que tu enseñanza haya sido demasiado dura con respecto al sexo y a las relaciones. Esta fobia también incluye verse a uno mismo en un espejo desnudo. Esto puede ir ligado a la erotofobia generalizada.

Parafobia

Esta fobia abarca el miedo a tener alguna perversión sexual. Puede ser porque temas que si tienes sexo te perviertes a ti o que si incitas a otra persona a tener sexo la estás incitando tú. Estás personas suelen tener una moral demasiado elevada y si todo está dentro de su normalidad pueden disfrutar del sexo en pareja de la forma más tradicional posible. El problema es cuando hay algún tipo de elemento que trastorne esa “normalidad”. Hay otros pacientes con fobias de este estilo que tienen pánico a tener cualquier tipo de intimidad con otros porque en su mente ya se anticipan y creen que habrá perversiones sexuales, por lo que ni lo intentan.

Hafefobia

Esta fobia puede ser que te suene un poco más porque es un recurso que Hollywood usa mucho en las películas cómicas. Sin embargo, para quien lo padece no es nada gracioso. Se trata de cuando te da miedo, pánico y pavor que alguien te toque. Imagina cómo puede llegar a afectar este tipo de fobias a la hora de encontrar pareja. Según sea el nivel de gravedad de este trastorno, encontraremos personas que, en el tema sexual, no soportan que los toquen; aunque puede haber otras que vayan más allá, extendiéndolo al día a día. Un simple roce las hace estremecerse y saltar asustados.

Partenofobia y el sexo

Esta fobia a algunos le parecerá una locura, pero realmente existe. Es cuando la persona tiene miedo a tener sexo con una mujer virgen. Esto se debe a que tienen idealizada la primera vez y no se ven preparados para ser el recuerdo perenne de alguien. Si se enteran que su pareja es virgen y van a tener sexo, pueden llegar a tener ansiedad o, en casos muy graves, parálisis debido al pánico.

Filemafobia

Esta fobia esta relacionada con los besos en los labios. El sexo es aparte, lo que les da realmente pánico es tener que dar un beso en la boca. Las personas que tienen muy exacerbada esta fobia pueden llegar incluso a perder el conocimiento si alguien les besa sin que se lo esperen y puedan salir corriendo. Los que padecen este tipo de trastornos suelen ser personas hipocondríacas que tienen miedo a los gérmenes o las que son extremadamente limpias y piensan en el aliento o en las caries del otro.

Dispareunia y el sexo

La dispareunia es un trastorno que puede ser que no conocieses y le afecta al cinco por ciento de las mujeres. Se trata en tener dolor cuando se está en medio del sexo. Es una especie de vaginismo que hace que el coito sea doloroso por lo que al final se le coge pánico y miedo a cualquier tipo de penetración. Al contrario que el otro punto que hemos visto, este sí tiene una explicación.

Medolmacufobia y el sexo

Ahora les toca una fobia exclusiva a los hombres, la medolmacufobia. Es la fobia a perder la erección o a tener un gatillazo en medio del sexo. Este tipo de fobia se da en hombres que no tienen mucha experiencia en el sexo, o que han tenido pocas parejas sexuales. En los casos muy extremos, los hombres se niegan a mantener contacto por evitar sufrir este problema, sin saber realmente si les va a suceder. Estas fobias son por culpa de una mala enseñanza sexual por tener una familia extremadamente religiosa donde te meten en la cabeza que si tienes sexo irás al infierno, se te caerán las manos o cosas parecidas. Entonces, el hijo comienza a coger alguno de estos traumas. Otro motivo por los que tener traumas con el sexo es por haber pasado por una experiencia muy traumática de índole sexual. No tiene por qué ser una violación; también puede ser haber sufrido bullying en las duchas del colegio, o que algunas parejas sexuales se hayan metido con el tamaño de tu pene o con que tienes las tetas caídas. Estas nimiedades, que para el otro no significan nada, pero que para ti son un mundo, debes superarlas, a veces con un especialista.