La mejor web de sexo telefónico

Category Archives: Sexo

Cosas que pasan en el sexo

Muchos jóvenes son conscientes de que no han recibido suficiente información sobre sexo y, por ello, algunos recurren al porno para documentarse, algo que puede afianzar la propagación de mitos o creencias erróneas. Aparte de las películas de género X, el resto de títulos cinematográficos también crean una imagen de los encuentros sexuales algo alejada de la realidad: en el cine, las escenas de sexo son (casi siempre) perfectas. Pero, fuera de la pantalla, la cosa es bien distinta y hay situaciones incómodas de las que nadie habla y que todo el mundo padece durante las relaciones sexuales.

El sudor

Una de las respuestas que tiene el cuerpo tras mantener relaciones es el gasto calórico que produce al aumentar la frecuencia cardíaca. Esto viene acompañado del sudor, ya que se realiza un ejercicio físico intenso. Y hay que reconocer que no resulta demasiado erótico…

 La poca practicidad de la ducha 

Las películas nos lo han vendido como uno de los mayores placeres, pero mantener relaciones en la ducha es más complicado de lo que parece en la gran pantalla. Los posibles resbalones, el cambio de temperatura y el escaso efecto lubricante del agua dificultan la tarea.

 Los ruidos incómodos 

Es muy habitual que la vagina expulse el aire que entra con unos ruidos algo incómodos. Estos pueden llegar a evitarse con ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, que también ayudan a aumentar la experiencia sexual.

 La intromisión de las mascotas

Quien tiene mascota seguro que ha vivido esta situación, ya que es muy habitual que, mientras se están manteniendo relaciones,el animal decida entrar y quedarse mirando. Es normal puesto que, al escuchar ruidos, las mascotas tienden a comprobar su procedencia.

 Los gestos de la cara

Aunque a la mitad de los jóvenes les cuesta llegar al orgasmo, es en ese momento de clímax cuando el rostro refleja expresiones de lo más estrambóticas. Una vez finalizada la relación, pocas personas confesarán haber puesto esos gestos.

 

Lo que más nos pone

La práctica sexual más anhelada ha sido el coito, un ‘rey impuesto’ por una cultura centrada en la genitalidad. Durante demasiado tiempo, parecía haberse convertido en «lo único», en el objetivo principal, y se había exigido su realización como si el sexo fuera eso y lo demás, lo que ‘lo adorna’.

Pues bien, Bijoux Indiscrets, la conocida marca de cosmética erótica, ha realizado el único estudio sobre el sexo real, tal y como ellas lo han denominado, frente «al idealizado e impuesto socialmente». Los datos completos los veremos en el primer trimestre de 2020 pero, a día de hoy, podemos adelantar que, de una muestra de más de 2.000 personas, sólo un 6,59% aseguró que prefiere la penetración frente a un 66,86 que disfruta más con la masturbación o con el sexo oral. Un 26,54%, por su parte, elige los besos y las caricias.

«Buscamos un cambio de comportamiento y un cambio en nuestra manera de pensar’, explica Elsa Viegas, cofundadora de la marca. La ficción, la cultura y la poca educación sexual nos han enseñado que los preliminares son eso que llevamos a cabo ‘para calentar’. «Nuestra propuesta es el ‘slow sex’: experimentar y conocer sin prisas el sexo para vivir un sexo mejor», comenta la diseñadora.

Y es que el sexo no es una carrera para alcanzar el podio, sino un paseo agradable, sin metas ni obligaciones. Y, cuando creemos que son necesarios preliminares, es que no hemos entendido bien el juego.

Porque besos, caricias, tocamientos y lametones se han denominado erróneamente de esa manera, pero nada es previo al sexo, porque todo es sexo. Por supuesto, lo podemos utilizar de maneras muy diversas. Incluso la seducción es sexo en sí, con ese juego de miradas que tanto activa, aunque no haya ni un roce de por medio. Al igual que las fantasías. Todo lo que nos genera placer erótico forma parte de nuestro repertorio sexual, sea o no lo más practicado por el resto de la humanidad.

Y, aunque ha costado, parece que vamos asimilando que no hay que llegar a ninguna parte, no hay ningún objetivo a alcanzar salvo el placer, deseado y consentido. Y si el placer se obtiene con el coito, adelante, pero si no apetece, se puede disfrutar tanto o más con infinitas prácticas, incluso sin alcanzar el orgasmo.

La sexualidad es diversa y se ha desbancado al coitocentrismo, tan instaurado en nuestra cultura y sexualidad.

 

Consejos para sexo en el coche

Los trucos son sencillos. Primero y principal es buscar un lugar donde no os molesten los niños que pasan para ir al colegio, los ciclistas y en general la gente que puede pillaros practicando el acto sexual. En todas las ciudades hay «picaderos» donde podréis aparcar el coche, ajenos del mundanal ruido y de miradas curiosas. Quizá, como consejo, sea mejor hacerlo por la noche, pero eso ya es decisión vuestra. Otra solución es tintar los cristales, pero quizá no te compense si no utilizas el coche mucho para realizar el acto sexual.

Ahora el dónde también tiene un doble significado, ¿qué parte del coche es la mejor? Nosotros te sugerimos los asientos traseros, porque así prescindirás de volantes y claxon, palancas y cualquier otro artefacto que pudiera molestaros.

Tampoco es plan de que os pongáis a experimentar con posturas de contorsionista. Debéis convertir al misionero en vuestro mejor amigo, porque al fin y al cabo el sexo en el coche es un poco como el tetris pero con tu pareja. Para que estéis cómodos lo ideal es conservar un poco de espacio, que nadie se dé en la cabeza, sufra una contractura o, en definitiva, esté deseando que acabe ya. Aunque parezca difícil, otras buenas posiciones son la vaquera o incluso la cucharita.

Es buena idea también que elijas ropa cómoda. César, de 25 años, sugiere en la revista masculina «Men´s Health» usar toda esa ropa que os vais a quitar como almohadas para que ambas cabezas estén a salvo de la puerta del coche. Él asegura que el estilo perrito también es posible, aunque no lo recomendamos puesto que no es, técnicamente, sexo dentro del coche: uno de los participantes está, en efecto, en el interior, pero el otro, con los pantalones bajados, tiene que abrir la puerta y colocarse fuera. Una postura ideal para altos pero con la que, quizá, debáis trasladaros a las afueras de la civilización humana para estar completamente seguros de que nadie os va a pillar. ¿Merece la pena? Revisa el depósito antes.

Si lo que realmente te preocupa es si pueden multarte por hacerlo en el coche, lo cierto es que la sanción depende de la actividad que estés realizando. Por ejemplo, si una pareja es sorprendida teniendo sexo oral en el coche, el conductor puede ser multado por conducción temeraria.

 

Las profesiones que tienen más sexo

Si tu vida sexual deja mucho que desear, puede que tu trabajo sea el culpable, al menos a esa conclusión se puede llegar según una encuesta realizada por Lelo UK. La compañía de juguetes sexuales preguntó a 2.000 hombres y mujeres acerca de su vida sexual y su ocupación.

Los resultados revelaron que los agricultores son quienes más sexo, el 33% afirma tener sexo al menos una vez al día. El segundo lugar fue para los arquitectos (el 21% tiene relaciones sexuales una vez al día), seguidos de los peluqueros, con un 17%.

En el otro extremo de la escala están los periodistas, que parece ser que son los que menos sexo tienen. El 20% afirmó que solo tienen sexo una vez al mes.

Pero como en muchas otras cosas en la vida, la cantidad no lo es todo: la calidad también cuenta. Así que las ocupaciones mejor calificadas por su desempeño en la cama son granjeros, doctores y arquitectos, en ese orden.

Un dato curioso es que, según el sondeo realizado por Lelo UK entre 2.000 hombres y mujeres, los abogados son los más difíciles de complacer en el sexo y un 27 por ciento de ellos admitió fingir un orgasmo cada vez que tienen un encuentro íntimo.

Las ocupaciones con más sexo

Agricultores

Arquitectos

Peluqueros

Publicistas

Abogados y profesores

Los mejor calificados en el sexo

Granjeros

Doctores

Arquitectos

Obreros

Publicistas

Los expertos de Lelo UK explicaron a The Mirror que estas calificaciones tienen su origen en factores como el estado físico de las personas que ejercen ocupaciones como granjeros y agricultores, pues su condición puede ser mejor que el de un profesional que realiza trabajo sedentario. Además, la flexibilidad en las horas de trabajo y el medio en que se desenvuelven también tiene un impacto en la vida íntima de las personas.

 

Enemigos del sexo que no te dejan disfrutar

El sexo debe ser, por definición, algo divertido, lúdico y exento de preocupaciones. El principal objetivo de la sexualidad es el placer y, por tanto, todo lo que suene a dificultad, problema u obstáculo no debería formar parte de la ecuación. La cuestión es que esto no siempre es así. Para conseguir tener una sexualidad placentera, libre y saludable a veces hay que sortear algunos obstáculos. Lo cierto es que a disfrutar en la cama es algo a lo que se aprende. Y por tanto es necesario explicitar algunas cosas para conseguir el tipo de sexo que queremos vivir. He aquí seis enemigos que pueden convertir algo placentero en todo lo contrario.

Las infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual son algo que debemos tener muy en cuenta si queremos disfrutar de una vida sexual saludable. Utilizar preservativos -tanto femenino como masculino-, barreras de látex para el sexo oral o minimizar las prácticas de riesgo son algunas de las medidas que podemos tomar para prevenir este tipo de patologías, cuya incidencia está aumentando según los datos que maneja el Ministerio de Sanidad.

El desconocimiento del propio cuerpo

No conocer tus zonas erógenas, qué te excita o cómo reacciona tu cuerpo ante ciertas caricias puede dificultar mucho el sexo. La psicóloga y sexóloga Sonia García, es tajante al respecto: «el primer paso para disfrutar de la sexualidad es conocerse a una misma, y ya de entrada os digo que con saber que se tienen genitales entre las piernas no es suficiente».

Las molestias durante la penetración

En una cultura en la que la penetración vaginal es el eje en torno al que giran la mayor parte de las relaciones sexuales heterosexuales, esto puede ser un enorme condicionante a la hora de disfrutar del sexo, e incluso, a la hora de encontrar nuevas parejas sexuales.

Los embarazos no planificados

El uso del preservativo es la mejor forma de mantener relaciones sexuales seguras en este aspecto. Prácticas como «la marcha atrás» o el conteo de días fértiles no son estrategias muy seguras, pues los cuerpos no son máquinas y pueden darnos más de un susto.

Centrarse únicamente en el orgasmo

Cuando el llegar al orgasmo es el objetivo principal de un encuentro sexual, lo más probable es que llegue antes la frustración que el orgasmo. Entender que el orgasmo es una parte más de la sexualidad, ni la mejor ni la más importante, nos permitirá centrar nuestra atención en el placer, y no en objetivo que tenemos en la pareja.

No pedir lo que quieres en la cama

Cuando no expresamos lo que queremos en la cama las probabilidades de disfrutar en el sexo caen en picado. Sonia García añade que es igualmente malo no decir «no»: «es importante rechazar y decir no a lo que sexualmente no nos apetece. Si la otra persona se siente ofendida o molesta tras la negación, habrá que dialogar sobre ello sin manipulaciones ni chantajes emocionales, utilizando la asertividad y la empatía»

En su libro, Sonia García desglosa hasta nueve enemigos más del sexo. La pobre autoestima, el estrés, la autoevaluación del desempeño sexual o los problemas de pareja son algunos de ellos.

No todos los enemigos del sexo afectan de la misma manera a todo el mundo, advierte la ciencia. Por ello, es fundamental pararse un momento a pensar qué es lo que te gusta en la cama, qué te está impidiendo disfrutar de las relaciones sexuales con plenitud y qué recursos tienes a tu alcance para lograr tus objetivos sexuales.