Los políticos suizos han decidido que las personas que ejercen trabajos sexuales pueden reanudar pronto su actividad mientras que se mantendrá la prohibición a los deportes y actividades que implican contacto físico cercano como el judo, el boxeo, la lucha y el baile.

La prostitución es legal en Suiza y puede reanudarse a partir del 6 de junio, junto con cines, clubes nocturnos y piscinas públicas, según ha anunciado el Gobierno esta semana. Sin embargo, los deportes y actividades que involucran contacto físico “cercano y constante” permanecen prohibidos en un intento por frenar la propagación del coronavirus.

Este lunes, la asociación que representa a las trabajadores sexuales publicó un plan para volver al trabajo en el que sugiere dos posiciones para las relaciones sexuales que, al no enfrentar las caras, “minimiza los riesgos de la transmisión por gotas de saliva»: el “estilo perrito” y el “cowgirl invertido”.

El manual de seguridad, citado por el sitio suizo The local, indica que el uso de condones será obligatorio y los besos entre prostitutas y clientes -ya infrecuentes antes de la pandemia- serán desaconsejados.

Del mismo modo, se indica que las habitaciones de los moteles serán ventiladas por al menos 15 minutos después de cada cliente y las sábanas de las camas serán cambiadas. Las nuevas medidas de seguridad incluyen la utilización de guantes y desinfectantes por parte de todo el personal de los moteles.

Antes la eventualidad de que se detecte un contagio de Covid-19 y como método de mantener el control y rastreo, los datos de contacto del cliente serán resguardados durante cuatro semanas.

Las trabajadoras sexuales en Suiza están obligadas a registrarse ante las autoridades locales y pagar impuestos.

Un reporte de 2018 indicó que las prostitutas pagan entre 100 y 150 dólares para alquilar una habitación en un motel.

Al anunciar las nuevas medidas que afectan a unas 20.000 personas que trabajan en el comercio sexual, el ministro de Salud suizo, Alain Berset, reconoció la aparente contradicción entre permitir la prostitución y no los deportes de contacto.

Suiza ha reducido drásticamente su tasa de infección de COVID-19 al tiempo que evitaba el estricto confinamiento impuesto en países vecinos como Italia y Francia. Los nuevos casos de infecciones informados en el país de 8,5 millones fueron inferiores a 20 al día esta semana.

Fue uno de los primeros países de Europa en reabrir tiendas, restaurantes y escuelas a principios de este mes, al tiempo que relajaba las medidas de distanciamiento social. También se permitirán concentraciones de personas espontáneas de hasta 30 individuos y eventos de no más de 300 asistentes a partir del 6 de junio.