Antes de dejarte llevar por el efecto de las endorfinas que se liberan cuando llegamos al orgasmo, tienes que saber cuales son los temas prohibidos después del sexo:

CRÍTICAS SOBRE SU CUERPO

Así como nosotras subimos o bajamos de peso, a los hombres les pasa igual. Hay trabajos muy sedentarios y bueno, siempre es fácil ganar algunos kilos. Este momento es especial, evita criticar su físico, deja eso para cuando salgan y vayan a comer algo pesado, sugiere algo más ligero y pide su apoyo para que tú también bajes. Su esfuerzo será el tuyo.

COMPARACIONES CON UNA EX PAREJA

Ni sexual ni amorosamente se vale, el ex y la ex son pasado, no importa si tenían más destreza física, tu pareja y tú siempre pueden mejorar, pero mencionar a otras personas con quienes disfrutaron algo así de íntimo es lo peor. Si incurres en este tema, despídete de tu relación y de la confianza, abrirás la caja de Pandora.

EL DESEMPEÑO DE TU PAREJA

Si algo te faltó y crees que tu chico debe mejorar, no lo digas en este momento pues se sentirá usado y tendrá ganas de salir huyendo. Claro que hay que hablarlo pero que sea en un momento tranquilo y lejos de este tipo de intimidad, puedes empezar preguntando cómo se siente y pidiendo que te diga lo que podrías mejorar para que se sienta en confianza.

CHANTAJES

Nuestra pareja es muy vulnerable aquí, por lo que puede ser fácil manipularle, no caigas en eso o el problema crecerá al doble. Si acostumbras a usar el sexo como una forma de manipular a tu pareja, perderás toda la experiencia de lo que realmente es. Además, eres mucho más que tu cuerpo.

LAS PELEAS LEJOS DE LA INTIMIDAD

Este es el peor momento para quejarte de su mamá, sus amigos o esa compañera del trabajo que te hace la vida de cuadritos. Tu pareja desea contemplarte, sentirte, quizá hasta disfrutar de una segunda función, lo que es trivial e innecesario puede esperar.

EL NIVEL DE COMPROMISO EN LA RELACIÓN

Si tu pareja y tú no han formalizado la relación o deseas llegar a un nivel más alto, evita hablarlo en esta ocasión. El sexo no es garantía del compromiso entre dos personas, puede ser casual, así que el estado de la relación debe definirse antes de llegar a la alcoba. Hacerlo aquí podría llevar a que tu pareja te responda con mentiras.