1. Pene lápiz

Se trata de la forma de pene más habitual, completamente recto y algo puntiagudo hacia la parte final. Se adapta muy bien a la estrachez de la vagina y permite practicar una gran variedad de posturas sexuales logrando mucho placer en la mujer. Es un tipo de pene perfecto para la práctica de sexo anal. Se recomienda la práctica de posturas clásicas, ya que este tipo de pene estimula la vagina de forma homogénea. Eso sí, se debe tener cuidado con el tamaño, pues si el pene es muy largo puede llegar a provocar dolor durante la penetración.

2. Pene curvo

Es la segunda forma de pene más común entre los hombres, que se caracteriza por una ligera curvatura. Es importante tener en cuenta que la curvatura en cuestión no debe verse como algo negativo, ya que puede dar mucho más placer que otros tipos de penes. La forma de este tipo de pene permite llegar fácilmente al punto G. Según su curvatura, se recomiendan distintas posturas sexuales, pues algunas pueden resultar dolorosas. Con este tipo de pene, el sexo anal también puede resultar un poco más molesto.

3. Pene seta

El pene seta se caracteriza por tener la zona del glande más pronunciada que el tronco, algo que se ve incrementado en caso de circuncisión. Esta forma tiene un punto fuerte a destacar y es que el glande de gran tamaño puede estimular la zona vaginal más sensible, la uretroclitoriana, que es donde se ubica el punto G. También cabe destacar que la forma de este pene aporta más sensibilidad al hombre, ya que dispone de más superficie sensible en su órgano sexual. Esto resulta ideal para practicar el sexo oral. Como punto débil, se debe tener cuidado cuando el pene entra en la vagina, pues puede resultar algo molesto para los hombres.

4. Pene cono

Este tipo de pene tiene un glande fino que se ensancha hasta llegar a la base. Esta morfología lo convierte en un tipo de pene ideal para la práctica del sexo anal. Como en el caso del pene seta, el tipo cono también estimula la zona uretroclitoriana cuando el pene entra en la vagina. Las posturas sexuales más adecuadas para disfrutar del máximo placer con este tipo de pene son aquellas que permiten una gran profundidad de penetración.

5. Pene plátano

Este tipo de pene se llama así porque su forma es muy parecida a la de un plátano o una banana, siendo más estrecho en la base y la punta y más ancho en su tronco. Se trata, según los expertos, del mejor tipo de pene para la penetración, ya que su forma estrecha en el glande facilita la dilatación, por lo que se adentra de forma suave.